Liderazgo, Tecnología

3 Habilidades sobre liderazgo digital para tiempos de Covid-19

Lo que se dijo que vendría, ya vino. Y vino abruptamente, empujado por el Covid-19. Solo queda decir «bienvenido». Me refiero a la transformación digital; también llamada la cuarta revolución industrial. La principal característica de esta transformación es llevar todas nuestras actividades al mundo del Internet. Los líderes eclesiásticos aún masticaban esta idea, hasta que llegó la pandemia. Abruptamente, el experimentado y el principiante ministerial han volcado todas sus actividades ministeriales al Internet. Simplemente, porque no existe otra alternativa para seguir pastoreando a las ovejas. Este nuevo contexto digital al
Tecnología

Cómo automatizar tu recolección de datos

¡Qué fabuloso sería que, los que se registren para tu evento, no sólo puedan hacerlo por Internet; también que todos esos registros se vayan a una base de datos para aliviar la tensión a los organizadores; y por si fuera poco que los registrados puedan recibir recordatorios vía e-mail, y después del evento, agradecimientos, nuevas convocatorias, y mucho más! Todo esto, y mucho más, es posible gracias a Jotform. Y lo más importante: No tienes que tener un cartón de ingeniero de sistemas; sólo teclear, hacer clics, y copiar y pegar, y punto. En nuestro ministerio usamos
Tecnología

Algo más que pegar versículos

Ahora con Facebook resulta más fácil aparentar espiritualidad. Basta con pegar un versículo bíblico en tu muro, y tus amigos creerán que lees la Biblia todos los días. —Definitivamente, preferiría ésto a nada. Imagen: www.verseoftheday.com Hoy, ya que el 11 mandamiento reza «entrarás a Facebook por lo menos una vez al día», y gracias a aplicaciones tipo El versículo del día, algo de Biblia interrumpirá nuestra estadía en Facebook, convirtiéndose, muchos veces, en nuestro accidente devocional diario. Y como es una dulce tentación añadir «vida religiosa» a nuestra «vida digital»,
Tecnología

Predicación social

Foto: micelmovil.wordpress.com Hoy es casi imposible no ver celulares vivitos y coleando mientras uno está predicando —sea en la congregación o conferencia—. Los pedidos de «apague su celular» es una buena idea, pero ni en el cine funciona. Los letreros «Jesús te llama, pero no por el celular» son simpáticos, pero no absolutos. Igual con «Dios quiere hablarte hoy… pero no te llamará al celular». Así que tenemos 2 alternativas: o los reprimimos, o los hacemos bailar a nuestro ritmo. Me inclino por lo segundo, y aquí te paso un libreto. Vivimos
Tecnología

Perfil y Fanpage, al mismo tiempo

Cuánto celebro que hayamos superado el mito sobre si Internet es del diablo y Facebook de sus demonios. ¡Gloria a Dios por el avance! Sino, imagínese, ¡qué habrían rajado de mí que vivo casi todo el día conectado! Dicho esto, creo que no necesito confesarte lo bien que me cae Internet. Déjame explicarte porqué. Primero, porque me encanta la tecnología desde el vientre de mi madre. Segundo, porque dirijo un negocio cuyas oficinas están en la nube. Y tercero, porque lo uso empedernidamente en nuestro ministerio desde antes que empezara el tercer
Tecnología, Visuales

Cuándo las Redes Sociales son Efectivas

¿Por qué, y para qué te creaste una cuenta en las Redes Sociales, como Facebook, Twitter, etc?  He allí la explicación por la cual muchos perfiles están inconclusos, otros desactualizados y varios abandonados? Mira el gráfico para responderte las siguientes preguntas: ¿Qué vendes? ¿Cómo se logra una venta? ¿Qué es una web 1.0/2.0/3.0? ¿Para qué usar las redes sociales? ¿Qué ganamos con una participación activa en las redes sociales? ¿Cuándo el contenido es invaluable? ¿Cuál es el desafío para publicar contenido? ¿Qué ganamos con distribuir contenido de alto valor agregado?
La iglesia en Internet
Tecnología

La Iglesia en Internet

1. ¿Qué poner en mi website? Imitar la web de otras iglesias Investigar las necesidades de la congregación Explorar qué cosas hay en mi iglesia y que debería ponerse en Internet 2. ¿Qué tipos de web existen? Web 1.0, estática. Ejemplo, folleto. Web 2.0, interactúa con el visitante, tipo portal o blog. Web 3.0, version móvil. 3. ¿Qué se necesita para una web? Dominio, tipo com/net/org, etc. Hosting, espacio donde se subirá los archivos del diseño Diseño/Programación del sitio 4. ¿Cuál es el verdadero desafío? Diseño, lo atractivo deja de
Tecnología

A quién necesitas para un proyecto web

© HaywireMedia - Fotolia.com A quién recurrir para un proyecto web ha variado drásticamente, década a década. En los años 90, si querías tener página web, lo primero que se te ocurría era contratar a un ingeniero. Ellos saben de sistemas, y como Internet tiene que ver con computadoras y sistemas lo más obvio era buscarlos. En los años 2000, aceptamos el error de los 90 y concluímos que lo que realmente necesitamos para un proyecto web es un diseñador. Y como era imperativo que nuestra web luzca asombroso, rendirse
Tecnología

2 Pecados en el uso del e-mail

© Tommi - Fotolia.com Hay un par de pecadillos que se suele cometer tanto al escribir como al responder e-mails. 1. Escribir en antiguos e-mails.  No está bien tomar un e-mail del mes pasado con asunto «Tarea de matemática» y en el cuerpo indicar a nuestro contacto que no se olvide de llevar helados de chocolate a la clase de mañana, y debajo toda la conversación sobre la tarea de matemática —o algo más solapado: solo cambiar el asunto—. Lo excelente sería crear un nuevo e-mail con asunto «Helados de
Tecnología

Pastoral de la Internet

© ra2 studio – Fotolia.com Me pidieron un grupo de pastores que les hable sobre Internet, por lo que intitulé a mi charla Pastoral de la Internet. A continuación el bosquejo: Tres frustraciones pastorales Es frustante para un pastor no encontrar respuesta concreta a éstas preguntas. ¿Cómo ministrar «fuera de tiempo»? ¿Cómo estar conectado con la mayor cantidad de gente? ¿Cómo impartir más, a más gente? Cuatro formas de solucionarlo Veamos cómo comúnmente se solucionan estas frustraciones. Resolverlas personalmente; implica violentar otras prioridades, como la familia. Resolverlas implícitamente; aceptar la