Justo Llecllish M.
Justo Llecllish M.

¿Qué tanto plagian los predicadores?

Si algo bueno está dejando el rollo de César Acuña es que ahora sí podemos conversar en el taxi y puesto de periódico sobre el tema de los derechos de autor.

Pero, si me permites, quiero llevar este tema al mundo de la predicación; y comenzaré con la siguiente pregunta: ¿qué tanto plagian los predicadores? —por demás está la pregunta si plagian o no—.

No plagiaras

Recuerdo que vi en la televisión una entrevista a un grupo de líderes juveniles, y cuando el entrevistador le preguntó a uno por su definición de discipulado, lo que hizo el entrevistado fue repetir al pie de la letra mi (rebuscada) definición que escribí yo en uno de mis (divergentes) libritos.

Si al menos hubiera dicho que no recuerda dónde leyó eso, la imputación habría sido menor. Ya no ladrón; sino olvidadizo.

¡Pero no!

Hace poco alguien publicó en su blog un artículo que capturó mi atención apenas leí un par de líneas. Estaba a punto de poner su nombre en mi lista de predicadores admirados, pero conforme me perdía entre tanta belleza y desbordante simetría empecé a sospechar algo raro. Así que pegué en San Google una de las frases, y encontré al verdadero y único autor del artículo.

Si por algún lado hubiera dejado en claro que compartía algo que encontró, la imputación habría sido menor: Ya no ladrón y sinvergüenza, sino repetidor.

¡Pero no!

Cuando fui muy jovencito participé de un curso sobre sombras antiguotestamentarias y su correspondiende figura neotestamentaria. Frente a tanto derroche de sabiduría líquida en cada clase, un compañero preguntó al pastor cómo es que sabía todo lo que sabe. El pastor, en total postura de humildad, dijo que era la pura gracia e infinita misericordia de lo alto. Al pasar los años, y toparme con un libro que enseñaba exactamente lo que nos decía el pastor, hasta con los mismos dibujitos, inmediatamente detecté el truco de los seudo humildes.

Si en algún momento nos hubiera mencionado sus referencias bibliográficas, la imputación habría sido menor: Ya no ladrón y mentiroso, sino investigador empedernido.

¡Pero no!

En los tres casos hay un contundente robo de paternidad literaria! —Y el sétimo mandamiento es bien claro: ¡No robarás!—. Ex.20:15

¿Qué pasará si no se arrepienten?

Simple; se volverán infructíferos. Es decir, habiendo nacido para crear conceptos, pincelar frases, esgrimir teorías y parir diseños, terminan plagiando al prójimo; mejor dicho, robando.

El único camino a la fructificación literaria es siendo fieles con los frutos ajenos. Si no son fieles con los frutos ajenos, ¿cómo producirán los propios? Luc 16:12.

Justo Llecllish M.

— Pastor de Héroes21, Director de FaxJuvenil, CEO of ENTERMINISTRY.COM™. Autor de numerosos estudios sobre liderazgo y ministerio juvenil, conferencista en eventos juveniles.

12 comentarios en “¿Qué tanto plagian los predicadores?

  1. Vaya Justo, muy buen artículo. Es algo que se debe enseñar por doquier. El plagio se ha vuelto algo casi cultural en muchos de nuestros paíces latinoamericanos. Qué tiene de malo reconocer a los autores legítimos? (Es justo y necesario). Me hizo reflexionar nuevamente en el tema, que debe ser enseñado en todos lados. Que Dios te bendiga hermano.

  2. Vaya Justo, muy buen artículo. Es algo que se debe enseñar por doquier. El plagio se ha vuelto algo casi cultural en muchos de nuestros paíces latinoamericanos. Qué tiene de malo reconocer a los autores legítimos? (Es justo y necesario). Me hizo reflexionar nuevamente en el tema, que debe ser enseñado en todos lados. Que Dios te bendiga hermano.

  3. Excelente artículo Justo Llecllish!!!!

  4. Excelente artículo Justo Llecllish!!!!

  5. De hecho esto es cierto, el plagio está concebido como el aprovechamiento de un recurso creativo o investigativo de alguien quien pagó con mucho esfuerzo el conseguirlo; sin embargo los tipos que lo toman se parecen a quienes pasan por un camino rodeado de sembríos de naranjas listas para cosechar y al ver que están libres a su alcance los toman, no una sino llenan un costal para llevarlo a vender. Esto está bien entendido por la sabiduría popular, por eso los que se creen en eminencia no deben creerse los dueños de la creatividad ni los gurúes del conocimiento. Nos haría bien a todos reflexionar en los proverbios bíblicos donde la sabiduría está a nuestro alcance.

  6. Es un robo intelectual que la palabra de Dios condena. Mas aun cada; martes, jueves, conferencias, enseñanzas, etc…Vivimos en una sociedad que ya hemos perdido el sentido de los baches, y señales de transito de lo intelectual. Espero que esto traiga concientización entre los siervos de Dios.
    Felicitaciones Justo!!!

  7. Muy bueno…

  8. Buena reflexión Justo Llecllish M.

  9. Genial Justo! ahora se porque eres tu original y peculiar! Saludos!

  10. Me parese interesante este tema
    Pero me parece q si un comentario es bueno pues porque no compartirlo para la edificasion de los demas
    Pero si soy egoista y quiero regalias cada vez q comenten o expongan mi comentario entonses de q ablamos
    Pero si me costo mucho trabajo hacerlo y tube q pasar mucho tiempo buscando imformacion para q alguien benga tome mi trabajo y lo exponga no se porque tendria q molestarme por eso si lo uso para bien

  11. Me parese interesante este tema
    Pero me parece q si un comentario es bueno pues porque no compartirlo para la edificasion de los demas
    Pero si soy egoista y quiero regalias cada vez q comenten o expongan mi comentario entonses de q ablamos
    Pero si me costo mucho trabajo hacerlo y tube q pasar mucho tiempo buscando imformacion para q alguien benga tome mi trabajo y lo exponga no se porque tendria q molestarme por eso si lo uso para bien
    Y talbes ayudo a muchas vidas

  12. Excelente Pastor Justo y justo a Tiempo

Deja un comentario